top

Español

Inglés

Sustancias Químicas

 


Los seres humanos utilizan más de 100 000 elementos y compuestos químicos diferentes, incluidos plomo, mercurio, cadmio y contaminantes orgánicos persistentes. Se prevé que las ventas globales de productos químicos casi se dupliquen entre 2017 y 2030. 

Impulsada por el crecimiento en el uso intensivo de productos químicos (por ejemplo, construcción, agricultura, electrónica, etc.) la comunidad internacional ha adoptado tratados internacionales e los instrumentos voluntarios dirigidos a reducir los riesgos que algunos de estos productos generan para los seres humanos y el medio ambiente. 

El Ministerio de Relaciones Exteriores como punto focal para Colombia de los Convenios de Basilea sobre el Control de los Movimientos Transfronterizos de los Desechos Peligrosos y su Eliminación; Rotterdam sobre el Consentimiento Fundamentado Previo Aplicable a Ciertos Plaguicidas y Productos Químicos Peligrosos Objeto de Comercio Internacional; Estocolmo sobre Contaminantes Orgánicos Persistentes; y el de Minamata sobre el Mercurio, desarrolla actividades de coordinación y seguimiento con las diferentes entidades nacionales competentes para la implementación de las decisiones tomadas en cada uno de los mismos.

 

Convenios de Sustancias Químicas y Desechos (Basilea, Rotterdam y Estocolmo)

 Colombia ha hecho evidente su compromiso en el manejo seguro y sostenible de las sustancias químicas y de los residuos peligrosos, a partir de la adopción del enfoque denominado de “ciclo de vida” (producción, comercio y eliminación segura de las sustancias químicas) y de responsabilidad social, para lo cual ha ratificado los Convenios de Basilea Estocolmo y Roterdam.

 Con el fin de facilitar la aplicación de estos Convenios, sus Conferencias de las Partes han adoptado una serie de decisiones encaminadas a mejorar la cooperación y coordinación entre ellos, esto es, participar en un proceso de generación de sinergias para una mayor cooperación y coordinación, fortalecer la sostenibilidad a largo plazo de la secretaría, y mejorar la capacidad de crear equipos coherentes capaces de operar con mayor profundidad para servir a las necesidades de las Partes.

Colombia ha participado en las Conferencias de las Partes conjuntas que se organizan, mejor conocidas como las “triple COP”, en los años 2013, 2015, 2017 y la más reciente Triple COP tuvo lugar en Ginebra, Suiza, entre el 29 de abril y el 10 de mayo de 2019, en la cual participó con una delegación compuesta por el Ministerio de Relaciones, el Ministerio de Ambiente y Desarrollo Sostenible, y el Ministerio de Salud y Protección Social.

 

  1. Convenio de Basilea Sobre el Control de los Movimientos Transfronterizos de Desechos Peligrosos

El Convenio de Basilea sobre el control de los movimientos transfronterizos de desechos peligrosos y su eliminación, busca proteger la salud humana y el medio ambiente de los efectos adversos que puedan resultar de la generación, movimientos transfronterizos y manejo de los desechos peligrosos. El Convenio parte del principio de que existe una responsabilidad de los países generadores de desechos peligrosos en el manejo y transporte de los mismos. El Convenio representa el primer y el único tratado internacional en materia de desechos peligrosos.

 En enero de 2020, Colombia transmitió a la Secretaría del Convenio de Basilea la decisión nacional de hacer parte de la Alianza para combatir los Desechos Plásticos (Plastic Waste Partnership), creada en el marco de la 14ª Conferencia de las Partes del Convenio de Basilea, con el fin de contribuir a las discusiones globales para la prevención, minimización y recuperación de los desechos plásticos, dirigidas a evitar la contaminación de los ecosistemas, particularmente los marinos,  desde una perspectiva de economía circular.

El 1 y 3 septiembre de 2020 Colombia participó en el segmento en línea de la 12ª reunión del Grupo de Trabajo de Composición Abierta del Convenio de Basilea (por motivo de la pandemia se acordó realizar un segmento en línea y otro presencial en 2021) que permitió avanzar en el desarrollo de lineamientos técnicos para la gestión racional de diferentes tipos de desechos peligrosos, como contaminantes orgánicos persistentes, desechos de mercurio, desechos plásticos, desechos de baterías con plomo-ácido, desechos eléctricos y electrónicos; así como técnicas como incineración en tierra y tratamiento físico, químico y biológico de desechos peligrosos.

En el marco de la COP14 del Convenio, realizada entre el 29 de abril y el 10 de mayo de 2019 en Ginebra, Suiza, se enmendaron los anexos del Convenio para la inclusión de los desechos plásticos bajo su mandato y adoptó una decisión para la creación de la Alianza para los Residuos Plásticos, frente a la cual Colombia está en proceso de adhesión.

Colombia hospedó la décima reunión de la Conferencia de las Partes (COP10) del Convenio de Basilea en octubre de 2011, en Cartagena, Colombia. Más de 700 participantes asistieron a la reunión, incluyendo a representantes de los gobiernos, los organismos de las Naciones Unidas, las organizaciones intergubernamentales y las organizaciones no gubernamentales.

 

  1. Convenio de Estocolmo

 El Convenio de Estocolmo sobre Contaminantes Orgánicos Persistentes tiene como objetivo central restringir y eliminar definitivamente la producción, utilización, emisión y almacenamiento, de Contaminantes Orgánicos Persistentes (COP o POPs, por sus siglas en inglés), un grupo de contaminantes que, por sus características tóxicas, de gran persistencia ambiental, su capacidad de bioacumularse en las cadenas alimenticias y transportase a grandes distancias, se han convertido en un problema mundial.

En el marco de la COP9, realizada entre el 29 de abril y el 10 de mayo de 2019 en Ginebra, Suiza, Colombia lideró el grupo de trabajo de expertos que elaboró un informe sobre los avances de la eliminación de bifenilos policlorados-PCB (contaminantes de alta persistencia y de considerables efectos nocivos a la salud humana) a nivel mundial, y presentó recomendaciones a las Partes de cara al cumplimiento de las metas de eliminación establecidas por el Convenio.

De conformidad con lo establecido en el artículo 15 del Convenio, el país presentó en agosto de 2018 su cuarto informe nacional cuya periodicidad es de cada cuatro años, documento en el que se reflejan las medidas adoptadas para aplicar las disposiciones del Convenio.

En el año 2017 el Ministerio de Ambiente y Desarrollo Sostenible, en alianza con el Fondo para el Medio Ambiente Mundial – FMAM y el Programa de las Naciones Unidas para el Desarrollo – PNUD, completaron el proceso de revisión y actualización del Plan Nacional de Implementación de este instrumento.

  

  1. Convenio de Rotterdam

El Convenio de Rotterdam sobre el procedimiento de consentimiento fundamentado previo aplicable a ciertos plaguicidas y productos químicos peligrosos objeto de comercio internacional es un Tratado Multilateral Ambiental que tiene como principal objetivo regular el comercio internacional de ciertos productos químicos peligrosos, en su mayoría plaguicidas, con la finalidad de proteger la salud humana y el medio ambiente frente a posibles daños.

El país ha tenido un rol vocal frente a la preocupación compartida por la mayoría de Partes, sobre la ausencia de un mecanismo de cumplimiento, de carácter facilitador y no punitivo, que haga seguimiento a los casos de países que tienen dificultades en la implementación efectiva de las obligaciones estipuladas por el Convenio. Teniendo en cuenta esta preocupación, en el marco de la COP9 del Convenio realizada entre el 29 de abril y el 10 de mayo de 2019 en Ginebra, Suiza, Colombia movilizó los apoyos internacionales requeridos para la adopción del mecanismo de Cumplimiento del Convenio tras años de deliberaciones infructuosas.

 

Convenio de Minamata sobre Mercurio

El mercurio es una sustancia altamente tóxica que afecta de manera grave el sistema neurológico de las personas y tiene consecuencias a largo plazo en la salud de la población. Sus consecuencias en el medio ambiente son igualmente graves pues el mercurio tiene la capacidad para bioacumularse en las cadenas alimenticias lo que lo convierte en un elemento tóxico para la fauna y un contaminante de las fuentes y los recursos hídricos.

El Convenio de Minamata sobre el Mercurio hace un llamado a proteger la salud humana y el medio ambiente de las emisiones y liberaciones antropogénicas de mercurio y de compuestos de mercurio.

El Gobierno de Colombia suscribió este instrumento y depositó el Instrumento de Ratificación del mismo en 2019, con lo que se convirtió en un miembro pleno de esta organización.

El Ministerio de Ambiente y Desarrollo Sostenible formuló en 2015, junto con varias entidades del gobierno, el “Plan Único Nacional de Mercurio”, con el objetivo de desarrollar acciones que cumplan con la Ley y se constituyan en una aplicación temprana del Convenio de Minamata. Este Plan es considerado como la ruta estratégica a seguir por parte del Gobierno Nacional para la implementación de mecanismos que aporten a la eliminación gradual y definitiva del mercurio en procesos mineros, industriales y comerciales en todo en territorio nacional.

El Congreso de la República de Colombia aprobó la Ley 1658 del 15 de julio de 2013, por medio de la cual se establecen disposiciones para la comercialización y el uso de mercurio en las diferentes actividades industriales del país y se fijan requisitos e incentivos para su reducción y eliminación.

 

Enfoque Estratégico para para la Gestión de Productos Químicos a nivel Internacional (SAICM)

La Conferencia Internacional sobre Gestión de Productos Químicos (ICCM) creó el Enfoque Estratégico para la Gestión de Productos Químicos a nivel Internacional (SAICM por su sigla en inglés) en su primera reunión en febrero de 2006 en Dubái, el cual constituye un marco de política para promover la seguridad química en el mundo.

La ICCM es el órgano decisorio del SAICM, se reúne cada cinco años y tiene el mandato de examinar periódicamente la aplicación del SAICM cuyo mandato consiste en lograr la meta de que los productos químicos se utilicen y produzcan de manera que se reduzcan al mínimo los efectos adversos de importancia que puedan tener en la salud humana y el medio ambiente.

Colombia ha participado en estas reuniones reiterando la importancia de adoptar un marco global ambicioso para garantizar la seguridad química en el mundo alrededor del enfoque de economía circular; y reiterando los beneficios que ha traído el SAICM para los países en la mejora de la gestión de químicos y los desechos y la importancia de extender su mandato con nueva gobernanza y arreglos institucionales.

 

Página web de la Embajada:  Programa de las Naciones Unidas para el Medio Ambiente – PNUMA | Misión Permanente de Colombia ante las Naciones Unidas en Ginebra (mision.gov.co)