Casos ante la Haya

Registro Consular Actualiza tu localización

Cancilleria

InicioHome_Mobile

Palabras de la Ministra de Relaciones Exteriores de Colombia, Claudia Blum, en la Segunda Sesión Plenaria del 50 Período de Sesiones de la Asamblea general de la OEA

Mar, 10/20/2020

Bogotá, 20 de octubre de 2020

Señor Presidente de la Asamblea General;

Secretario General, Luis Almagro;

Secretario General Adjunto, Néstor Méndez;

Ministros de Relaciones Exteriores y Jefes de Delegación;

Señoras y Señores,

Es para mí un honor saludarlos y participar en este diálogo de la Asamblea General de la OEA.

El año 2.020 ha sido complejo. Los efectos del COVID-19 han impactado a nuestros países en la vida cotidiana, la salud pública, el empleo, la economía, el desarrollo social y el bienestar.
Colombia expresa su solidaridad a las miles de familias que han perdido sus seres queridos como consecuencia de esta crisis sanitaria.

Para la OEA, este momento exige promover la solidaridad y la cooperación, para apoyar nuestras respuestas a la pandemia, reafirmando los pilares de la Organización.

Como ha señalado el Secretario General Almagro, ante esa realidad debemos responder con más democracia. Sistema político que permite garantizar la recuperación a largo plazo, fortaleciendo la institucionalidad y la vigencia de los derechos humanos.

Señor Presidente:

El Gobierno del Presidente Iván Duque está implementando el plan Compromiso por Colombia que integra cuatro ejes clave en la recuperación económica y social. Son estos: generación de empleo; crecimiento limpio; apoyo a los más pobres y vulnerables; y compromiso con el campo y la Paz con Legalidad.

Mi país ha decidido reforzar las políticas de promoción del emprendimiento y acelerar planes estratégicos en salud, infraestructura, desarrollo rural, generación de energías limpias, cadenas de valor y tecnología.

Colombia sigue implementando la política de Paz con Legalidad, incluso en esta época de emergencia sanitaria. Con esta Política se avanza en el cumplimiento del acuerdo de paz de 2016, se siguen consolidando los programas de reincorporación de excombatientes, y se ejecutan planes de desarrollo con enfoque territorial en los 170 municipios más afectados por la violencia y la pobreza. Así mismo, la justicia transicional sigue actuando con independencia.

Reconocemos positivamente el trabajo de la Misión de apoyo al proceso de paz MAPP-OEA, y el respaldo de los países de la región en esta construcción de paz con legalidad.

Todas nuestras acciones de desarrollo y reactivación están enmarcadas en la Agenda 2030. Hoja de ruta fundamental en la recuperación, para lograr los objetivos de equidad, erradicación de pobreza, protección ambiental, y crecimiento sostenible.

La transformación digital es otro eje transversal en nuestro plan de desarrollo. Durante la pandemia, este proceso ha permitido robustecer el monitoreo del COVID-19 y tomar medidas efectivas en el servicio de salud. Adicionalmente, hizo posible los modelos de tele-educación, tele-medicina, tele-trabajo, comercio electrónico, y servicios digitales en tiempos de emergencia.

Señor Presidente:

Quiero referirme a la situación en Venezuela, que merece la atención hemisférica y sigue agravándose en medio de la pandemia.

Hace pocos meses, el Tribunal Supremo de Justicia designó de manera ilegítima a los miembros del Consejo Electoral. Adicionalmente, la intención del régimen de Nicolás Maduro de realizar en diciembre unas elecciones fraudulentas amenaza a la Asamblea Nacional, única institución legítima y democrática que sobrevive en Venezuela. Esos Comicios sin garantías no deben ser reconocidos por la comunidad internacional. Los ataques de Maduro contra la Asamblea Nacional, y contra los partidos políticos, contravienen de manera abierta la Carta Interamericana.

La OEA debe insistir en la realización de elecciones presidenciales libres, transparentes, con garantías políticas, un árbitro electoral independiente, y observadores internacionales, como requisito para recuperar la democracia e iniciar la reconstrucción económica y social.

Por otra parte, la convivencia del régimen con el crimen transnacional y con actores responsables por actos terroristas, representa una amenaza para la seguridad y estabilidad de la región. Convocamos a aplicar el principio de la NO indiferencia, y a exigir que se cumplan las obligaciones universales de lucha contra el terrorismo, contenidas en la Resolución 1373 del Consejo de Seguridad de la ONU.

Así mismo, el informe de la Misión Independiente de la ONU sobre Venezuela identifica violaciones de derechos humanos y ataques sistemáticos que representarían crímenes de lesa humanidad. Esos hallazgos se suman a denuncias que hemos planteado distintos países y el propio Sistema Interamericano. Es urgente unir nuevas voces para que haya justicia y se investiguen las actuaciones del régimen, por parte de instancias como la Corte Penal Internacional.

Más de cinco millones de venezolanos han huido de su país, y cerca de 1,8 millones de ellos viven en Colombia. Nuestro Gobierno les ha facilitado acceso a la salud, educación y programas de asistencia a los más vulnerables. La cooperación internacional es vital en este proceso, sobre todo cuando se estima que 200 mil migrantes más llegarán a Colombia en próximos meses.

Señor Presidente:

Según el Fondo Monetario Internacional, América Latina y el Caribe es la región más golpeada por el COVID-19. El PIB regional caerá 8,1% este año, con sus impactos en el empleo, la desigualdad y la pobreza. Por eso, debemos redoblar la solidaridad y la cooperación regional, para recuperar la senda del desarrollo y construir equidad.

Colombia reafirma su compromiso con el multilateralismo, como marco para abordar los desafíos que enfrentan nuestra región y la Humanidad.

Reconocemos la labor de la Organización Panamericana de la Salud para generar respuestas articuladas en la región y promover el acceso oportuno, seguro y eficaz a tratamientos y vacunas contra el COVID-19.

También destacamos la Guía de acción política para enfrentar la pandemia del COVID-19, aporte de la OEA en la defensa de los principios democráticos al abordar los retos de la crisis sanitaria.

Así mismo, la OEA puede promover diálogos y marcos que apoyen la reactivación económica.

Quisiera hacer referencia a la Carta Empresarial Interamericana, iniciativa presentada por el Presidente Iván Duque durante el Foro del Sector Privado de las Américas, en septiembre de 2.019. Este instrumento nos permitirá fijar principios para promover el papel del sector privado en el desarrollo integral del Hemisferio. Incluido el fortalecimiento de las micro, pequeñas y medianas empresas generadoras de empleo, equidad y formalidad.

La iniciativa cobra importancia en el contexto de la pandemia, dada la necesidad de los Estados de reactivar la economía, el empleo y el bienestar.

En este sentido, mi delegación invita a que apoyemos la adopción de este mandato, para poder acordar, con sentido de urgencia, la Carta Empresarial Interamericana.

Distinguidos jefes de Delegación:

En el marco de esta pandemia, el Hemisferio tiene la oportunidad de trabajar de manera mancomunada con el fin de impulsar estrategias innovadoras que promuevan el desarrollo social y económico de nuestros pueblos. Debemos hacerlo con visión de inclusión y sostenibilidad, afianzando la cooperación para construir sociedades más justas, pacíficas y resilientes en América.

Muchas gracias.

 

Boton aumentar tamaño de letra Boton disminuir tamaño de letra Boton Contraste