Cancilleria

InicioHome_Mobile

En los archivos de Cancillería: la visa del jugador argentino Alfredo Di Stefano y el inicio de la época “dorada” del fútbol colombiano

10/06/2019
En los archivos de Cancillería: la visa del jugador argentino Alfredo Di Stefano y el inicio de la época “dorada” del fútbol

 

Bogotá (jun. 10/19). El 10 de junio del 1949 llegó a Bogotá la gran estrella del fútbol argentino Adolfo Pedernera para jugar en el club Los Millonarios, iniciando la que se considera hasta el día de hoy como la mejor época el deporte nacional y de la cual aún no se han documentado debidamente todos sus actores, gestores y promotores.

Entre dichos promotores, se encuentra el Ministerio de Relaciones Exteriores de Colombia que, a través de una gran cantidad de visas a los jugadores extranjeros, evidencia una importante gestión diplomática y documental durante este período y su conservación hasta el día de hoy. De hecho, se tiene un gran número de comunicaciones en los consulados y otros tipos documentales que reflejan un papel muy activo de esta institución para la llegada de estos deportistas, que impulsaron el profesionalismo en estos años del fútbol en Colombia.

Cabe reseñar, que un deporte como el fútbol comenzó a tener implicaciones importantes para la construcción del Estado colombiano a finales de los años cuarenta. Un año antes, por ejemplo, a finales de abril por iniciativa de los jugadores extranjeros de los clubes Santa Fe y Millonarios, se disputó un partido en beneficio de los militares muertos en el “Bogotazo”. Este gesto, impulsado en parte por la prensa, enviaba una señal de que para este deporte se empezaba a retomar cierta cotidianidad, luego de una de las revueltas más sangrientas que haya vivido el país en toda su historia. (El Espectador, 24 de abril de 1948a).

De tal modo, el Ministerio de Relaciones Exteriores facilitó aún más la llegada de deportistas y jugadores extranjeros para que el inicio del profesionalismo fuera un éxito en Colombia. Esto se evidencia por el hecho de que diversos funcionarios consulares desde las distintas misiones dieron el aval para la firma de los contratos de trabajo, que eran gestionados por las directivas de los clubes y que finalmente, condujeron a que varios deportistas foráneos llegaran en un corto plazo al país.

Uno de los consulados con este protagonismo fue el ubicado en la ciudad de Buenos Aires y por el que se les dieron visas no solo a la estrella del fútbol argentino Adolfo Pedernera, sino a otras figuras del profesionalismo en ese país, como lo era el caso de su compañero Alfredo Di Stefano (miembro junto a Pedernera de la selección de fútbol argentina campeona suramericana en los años cuarenta), que también fue aceptado para jugar fútbol en Colombia para el club Los Millonarios.

 

 

AGN, Archivos Oficiales, Fondo MRE, Transferencia 6, Caja 142, Carpeta 858, Folio 78r-78v.

De hecho, el expediente de visa del señor Alfredo Di Stefano muestra que los cónsules colombianos tenían un especial interés por el desarrollo del profesionalismo en Colombia; debido a que en una carta al señor Ministro sobre la expedición de esta visa ordinaria, el cónsul Fabio Vázquez Botero manifestaba que con la llegada de este elemento al deporte de nuestro país se ganaba prestigio y cartel frente al interés que otros países tenían en la contratación de este jugador de fútbol.

AGN, Archivos Oficiales, Fondo MRE, Transferencia 6, Caja 142, Carpeta 858, Folio 73r.

 

Curiosamente, las palabras de dicho cónsul tuvieron tanta fuerza que Di Stefano sin ser la mayor de las contrataciones, terminó siendo la gran figura del deporte colombiano durante “El Dorado”, que incluso lo condujeron a jugar en el fútbol europeo y ser un ídolo en España gracias a la conquista de las primeras copas a nivel continental con el club Real Madrid.

Finalmente, en el acervo documental del Ministerio de Relaciones Exteriores se encuentran los expedientes de otros jugadores extranjeros que también llegaron al país en estos años, impulsando el profesionalismo del deporte en ciudades como Cali, Medellín, Barranquilla, Cúcuta o Pereira, demostrando que la gestión diplomática de la Cancillería es amplia y la conservación de su patrimonio documental, puede tener un mayor interés para el desarrollo de otros ámbitos de la nación.

 

Boton aumentar tamaño de letra Boton disminuir tamaño de letra Boton Contraste