Cancilleria

InicioHome_Mobile

Palabras del Canciller Holmes Trujillo sobre la situación en la frontera con Ecuador

Lun, 08/26/2019

A raíz del anuncio de Ecuador de exigir una visa humanitaria a los migrantes venezolanos, se puso en marcha un plan de contingencia en el que participan entidades del orden nacional, regional y local para atender a la población que, se prevé, podría represarse en el paso fronterizo del puente de Rumichaca, ante la imposibilidad de cumplir con los requisitos necesarios para obtener la visa y continuar su trayecto hacia el sur del continente.

De hecho, en los últimos días se evidenció un incremento del 30 % en los flujos migratorios en esta zona, por lo que el plan de contingencia, que es interinstitucional, incluye desde el sector de relaciones exteriores el aumento del número de oficiales de migración y de ventanillas de atención en este paso fronterizo. Tan solo durante este fin de semana Migración Colombia atendió en Rumichaca más de 11 mil venezolanos.

Entre las medidas del plan de contingencia, analizado en la Mesa de Atención de Migrantes la semana pasada, está la recolección y distribución de víveres y elementos básicos para la atenciónñ de los migrantes; acciones específicas de atención para los menores de edad en el paso fronterizo; un esquema extraordinario de trabajo por parte de la Empresa de Acueducto y Aseo de Ipiales, Empoobando y la disposición permanente de un equipo conjunto de la Cancillería, la Alcaldía de Ipiales, la UNGRD, el Icbf, la Policía, Migración Colombia y demás entidades competentes.

Para el gobierno del Presidente Iván Duque es fundamental continuar, mediante el Proceso de Quito, en la búsqueda de armonización de acciones en materia migratoria para la población venezolana que ha huido de su país debido a la grave crisis humanitaria, política, económica y social que vive Venezuela por el régimen de Nicolás Maduro.

Cada Estado es libre y soberano de decidir qué medidas tomar para enfrentar el flujo migratorio proveniente de Venezuela. Sin embargo, desde la perspectiva de Colombia la exigencia de documentos o visas no evitará que los migrantes venezolanos sigan saliendo de su país para sobrevivir, sino que tendrá como consecuencia un aumento de la migración irregular.

El paso de los migrantes por lugares no autorizados, o por las llamadas trochas, estimula la delincuencia y la trata de personas, poniendo en riesgo su integridad. Además, impide que los Estados identifiquen debidamente a la población que ingresa a su país, generando también que no se sepa con certeza la cifra de migrantes que se quedan para, de esta forma, poder implementar las políticas necesarias y adecuadas para la atención de esta población.

Hoy, más que nunca, Colombia reitera que la crisis migratoria no se detiene con medidas restrictivas para los migrantes, sino con el cese de la usurpación y la tiranía de Nicolás Maduro en Venezuela, que permita que este pueblo recupere su democracia y libertad. Por eso el Gobierno del Presidente Iván Duque continuará promoviendo e impulsando el cerco diplomático contra la dictadura".

Boton aumentar tamaño de letra Boton disminuir tamaño de letra Boton Contraste