Logo Portal Gov Co

 

Registro Consular Actualiza tu localización

 

Cancilleria

InicioHome_Mobile

‘Nuestro rumbo es la Equidad’, aseguró el Presidente de la República, Iván Duque Márquez, en su alocución

27/11/2018
‘Nuestro rumbo es la Equidad’, aseguró el Presidente de la República, Iván Duque en su alocución

 

 

ogotá (nov. 27/18). Dos objetivos estratégicos marcaron nuestros primeros meses en la Presidencia de la República: evaluar y ordenar lo recibido y trazar la hoja de ruta de los próximos cuatro años. En estos 111 días sentamos no solo las bases del Pacto por Colombia que le propusimos al país, sino también el rumbo a seguir: la Equidad.

El 7 de agosto invitamos a Colombia a que nos concentremos en lo que nos une, a que derrotáramos la corrupción y la politiquería, a que busquemos soluciones y no agresiones, a que corrijamos errores del pasado para construir juntos el futuro.

Desde el día de nuestra posesión me comprometí con Colombia a gobernar con las regiones y no encumbrado en un Palacio, a reducir sustancialmente la informalidad, a promover el emprendimiento, a recuperar la seguridad, a fomentar la transparencia en el diálogo institucional y a construir la paz con legalidad.

El punto de partida de nuestro camino ha estado plagado de desafíos. En los últimos años los cultivos ilícitos se han multiplicado hasta superar las 180 mil hectáreas; las actividades de los Grupos Armados crecieron y el asesinato de líderes sociales aumentó. Encontramos un déficit de 14 billones de pesos para el presupuesto del año entrante que ponía en riesgo muchos programas sociales del Estado. Muchos proyectos de infraestructura 4G estaban trabados y la carga tributaria asfixia aún hoy a los generadores de empleo e inversión. En 17 meses de negociación entre el Gobierno anterior y el grupo armado organizado ELN, 100 personas fueron asesinadas y se registraron 400 ataques terroristas. Enfrentamos, además, una de las más graves crisis humanitarias que haya experimentado América Latina expresada en más de un millón de venezolanos que huyeron de la dictadura y migraron a nuestro país, buscando refugio.

No venimos a quejarnos sino a trabajar, pero las problemáticas que envejecieron mal, perduran. En estos tres meses y medio no se cambian rezagos históricos, ni se cierran brechas abiertas por años, ni tampoco desaparecen por arte de magia el legado de innumerables problemas.

Pero ya le podemos mostrar resultados al país en muchas áreas de gobierno que nos convencen, que transitamos una ruta hacia una Colombia más equitativa. Hemos recorrido el país y realizado 16 Talleres Construyendo País a lo largo y ancho de nuestro territorio para escuchar a las comunidades y actuar de primera mano sobre sus necesidades.

En estos 111 días desplegamos dos planes de choque en materia de seguridad. El Plan Diamante y ‘El Que la Hace, La Paga’, con resultados muy positivos: 600 operaciones, alrededor de 7 mil parques intervenidos y entornos escolares para proteger a nuestros niños, 10 mil delincuentes en proceso de judicialización y 17 cabecillas de Grupos Armados capturados.

Cumplimos nuestra promesa y retiramos a Colombia de Unasur. Lanzamos la estrategia ‘Estado Simple, Colombia Ágil’ que ha simplificado 70 trámites. Realizamos una exitosa colocación de bonos por más de 2 mil millones de dólares que refleja la confianza de los mercados en nuestra economía. En marzo próximo, el 70 por ciento de los proyectos de infraestructura 4G estarán ‘destrabados’. Ampliamos y fortalecimos el Programa de Alimentación Escolar para que en estos cuatro años supere los 7 millones de niños.

Reafirmamos nuestro compromiso con quienes genuinamente quieren abandonar la violencia y apostarle a la reincorporación en una cultura de legalidad, pero seremos implacables con quienes pretendan seguir en la delincuencia.

Al ELN le reiteramos nuestra voluntad de diálogo, pero con las condiciones de liberar a todos los secuestrados y que cesen todas las actividades criminales. De lo contrario, seguirán enfrentando toda la capacidad del Estado colombiano.  

Somos un gobierno responsable y sincero que les dice la verdad a los colombianos, que hace pedagogía, que tiene a la equidad como su propósito inamovible, y que cree en la unión alrededor de objetivos comunes.

Enfrentamos las dificultades porque como colombianos somos resilientes y nos crecemos ante las adversidades. Gobernamos sin revanchas ni odios, para encaminar la Nación hacia un destino en el que todos coincidimos: un país más equitativo.   

Una sociedad más equitativa es el propósito último, es el puerto de destino y la visión integral de nuestra gestión de gobierno hasta el 7 de agosto de 2022.  Trabajar por la Equidad responde a un imperativo ético que trasciende las diferencias partidistas y las vanidades personales. Trabajar por la Equidad constituye un objetivo común de toda Colombia que no es bandera ideológica ni de izquierda, ni de derecha.

Muchos colombianos me han preguntado en qué se traduce nuestro Pacto por la Equidad. Para algunos se trata más de un ideal abstracto que de un concepto tangible y transformador. Nada más lejano de la realidad. Estoy convencido de que el compromiso de todo un gobierno con la Equidad constituye una revolución tranquila para Colombia.

Por esa razón no nos cansaremos de mostrarles a los colombianos con resultados y desde las regiones cómo se construye diariamente la Equidad. La hoja de ruta que nos marca ese rumbo es nuestro Plan Nacional de Desarrollo ‘Pacto por Colombia, Pacto por la Equidad’, en el que el 47 por ciento de su presupuesto estará destinado a inversión social. Bajo esta guía haremos realidad esta revolución tranquila.

Cuando hablo de Equidad, hablo de sacar casi tres millones de colombianos de la pobreza, más de un millón de personas de la pobreza extrema y así expandir una pujante clase media.

Cuando hablo de Equidad, hablo de cerrar las brechas históricas que impiden a miles de compatriotas vivir con dignidad. Hablo de medio millón de colombianos que en pleno siglo XXI no tienen cobertura de luz eléctrica y de más de 431 municipios del territorio nacional que necesitan mejorar la calidad de su servicio de agua para derrotar enfermedades. Hablo de atender a la población más vulnerable con programas como Familias en Acción, de crear un “Semillero” de propietarios de vivienda y que La Guajira deje de tener sed con una ampliación de sus acueductos y servicio de agua potable.

Nuestro Pacto por Colombia, Nuestro Pacto por la Equidad se traduce en la ampliación de la jornada única escolar y en darle más recursos a la universidad pública. Nuestro programa de Educación Superior, Generación E, combina equidad con la gratuidad, excelencia de los mejores estudiantes y mayores recursos para las instituciones públicas.

 

A los estudiantes les reitero que los hemos escuchado así como las voces de los rectores y de los maestros. Aprobamos el presupuesto para Educación más alto que haya visto nuestro país, así como los montos destinados a inversión en el sector.

Ya aumentamos los aportes en la base para el sistema de educación superior de IPC+3 y luego +4 +4 y +4 en los cuatro años de nuestro gobierno. La semana pasada di instrucciones a la Ministra de Educación para que se adelantara un esfuerzo adicional, y en las conversaciones que se tienen con los jóvenes hagamos un esfuerzo por darle a la base el 3,5 sobre el IPC en el año 2019 y el 4,5 en el año 2022. Esto significa recursos contantes y sonantes para las universidades públicas.

Hemos hecho un esfuerzo inmenso en medio de severas restricciones. Por eso invito a los estudiantes a valorarlo y a que continúen aportando ideas sobre el futuro de la Educación Superior en este cuatrienio.

Juntos, estoy seguro, podemos construir un Pacto por la educación.

Hablar de Equidad significa mantener la lucha contra la corrupción. El saqueo de los recursos públicos es un atentado a la capacidad del Estado de financiar programas sociales para los más vulnerables. Continuamos nuestro compromiso con el paquete anticorrupción que radicamos en el Congreso y respaldamos otras iniciativas legislativas que surgieron después de la Consulta Anticorrupción.

Desde el Gobierno estamos implementando ya decisiones de transparencia, como la publicación de las declaraciones de renta de los altos funcionarios y el seguimiento ciudadano de los proyectos de transporte, entre otros. También pusimos en marcha un ambicioso plan de austeridad en el gasto del Gobierno que reducirá un billón de pesos el año entrante y seis billones de pesos en los próximos años. Queremos liderar con el mejor ejemplo que es el que se vive y se empieza en casa.

La Equidad también significa reformar nuestro actual sistema tributario para hacerlo más simple y más justo. Además de conseguir los recursos faltantes para los programas sociales, modernizar la DIAN y luchar contra la evasión, nuestra agenda de reactivación económica busca aliviar la pesada carga de impuestos a las empresas -micro, pequeñas, medianas y grandes- que son las generadoras del empleo que los colombianos necesitan. Una de las más exitosas políticas sociales a las que podemos aspirar es la creación de empleos formales, decentes y estables.

Al igual que en el sector educativo escuchamos a los colombianos y a las fuerzas políticas para construir alternativas viables y comunes para conseguir estos recursos. Varios principios han guiado nuestra discusión: proteger a los más pobres; quienes hoy no paguen renta, no pagarán; y avanzar en la progresividad para que los que más tienen, contribuyan un poco más.

Los recursos que obtendremos de esta ley servirán para financiar la Equidad, profundizar la legalidad e impulsar el emprendimiento. Este financiamiento no es caprichoso y es producto de la responsabilidad que tenemos con los programas sociales.

Mañana distintas organizaciones sociales y grupos políticos han convocado una jornada de protesta. Nuestro gobierno respeta el derecho ciudadano a la protesta y brindará todas las garantías para su libre y pacífico ejercicio. No obstante, en recientes manifestaciones, una minoría de violentos y vándalos han boicoteado el transporte público, enfrentado a la Fuerza Pública y agredido incluso a sedes de medios de comunicación.

No aceptaremos la violencia como mecanismo de presión, ni el vandalismo como el lenguaje de la protesta social. El diálogo y la búsqueda de consensos, y de construir soluciones y no agresiones, hacen parte del talante de nuestra administración. No podemos olvidar que el ejercicio de los derechos no es absoluto y que debe respetar los derechos de los demás y también incluye los deberes ciudadanos.

Enfrentando estos retos con responsabilidad y la hoja de ruta trazada nos queda avanzar con la mira puesta en nuestro puerto de destino. Una sociedad que crece con Equidad es una Nación que no se deja incendiar y que pone un futuro construido por todos por encima de los cálculos electorales.

El futuro, colombianos, es de todos. Nuestro rumbo es la Equidad. El mapa es el Plan de Desarrollo que quiero construir con ustedes. El objetivo es común e ineludible: que Colombia sea una sociedad con más Justicia Social, oportunidades, libertad y orden para todos.

Que Dios bendiga a Colombia.

Muchas gracias. Buenas noches.

(Fin)

 

Boton aumentar tamaño de letra Boton disminuir tamaño de letra Boton Contraste