Cancilleria

InicioHome_Mobile

Intervención del Ministro de Relaciones Exteriores, Carlos Holmes Trujillo, en la sesión especial del Consejo de Seguridad de la ONU sobre la situación en Venezuela

Jue, 01/31/2019

Muchas gracias, señor Presidente:


Saludo a las altas autoridades que se han hecho presentes hoy y agradezco mucho el informe presentado por Rosemary Dicarlo, Subsecretaria General de la organización.

Señor Presidente, gracias por haber convocado esta sesión sobre la situación en la República Bolivariana de Venezuela.

Permítanme empezar saludando el proceso de transición y restablecimiento del orden constitucional que, con el liderazgo del Presidente Encargado Juan Guaidó, y de la Asamblea Nacional; con el protagonismo ilusionante de las fuerzas políticas democráticas; y con amplia y elocuente movilización ciudadana se está desarrollando en nuestro hermano país en la nueva etapa que se inició el pasado 23 de enero.

Colombia ha solicitado el uso de la palabra en esta sesión para acompañar el justo clamor del pueblo venezolano y expresar nuestro firme y decidido apoyo al Presidente Encargado de Venezuela, Juan Guaidó, y a las competencias y facultades legislativas de la Asamblea Nacional, elegida el 6 de diciembre de 2015.

Actuamos, por lo tanto, en cumplimiento de los deberes que tenemos como miembros de la organización de las naciones unidas, de la organización de estados americanos y firmantes de la carta democrática interamericana.

Oportuno es recordar que dichos deberes nos imponen la obligación de actuar, dentro de los marcos legales ya mencionados, en los casos en los que se presente una interrupción irregular de la democracia, tal como volvió a suceder en Venezuela a raíz del proceso electoral carente de legitimidad, que tuvo lugar en mayo de 2018.

Por la misma razón, Colombia, junto con otras democracias del hemisferio, actuando en el marco del Grupo de Lima, tiene la decisión política y el firme compromiso del Gobierno presidido por el doctor Iván Duque Márquez, de apoyar la creación de condiciones que permitan al hermano pueblo de Venezuela vivir nuevamente en democracia y libertad.

La dictadura en Venezuela ha constituido una amenaza para la paz, la seguridad y la estabilidad en la región, además de ser contraria a la legalidad internacional y, en particular, al derecho interamericano.
Colombia, como país vecino de Venezuela, conoce y sufre las consecuencias.

Esa dictadura se apoderó de propiedades de empresarios de nuestro país que invirtieron legítimamente; llevó a los más bajos niveles un intercambio comercial que fue próspero y beneficioso para los dos países y ha servido de refugio a grupos terroristas que delinquen y atentan contra la vida y los bienes, la seguridad y tranquilidad de los ciudadanos en Colombia.

Tan evidentes son las nefastas consecuencias de los atropellos en materia económica, política y social de la dictadura, que ha provocado el éxodo de más de 3 millones y medio de personas, quienes han abandonado con desesperación y desesperanza su tierra en búsqueda de sosiego y oportunidades.

Colombia ha acogido, con responsabilidad, solidaridad y sentido humanitario más de un millón de migrantes procedentes de Venezuela, no obstante, nuestras limitadas capacidades y recursos.

Vamos, en consecuencia, a seguir participando activamente en la construcción de una respuesta regional y global para gestionar de forma adecuada la crisis migratoria.

Lo que nos mueve en materia humanitaria en la coyuntura actual es conseguir que, a raíz de la apertura de las puertas cerradas por la dictadura, gracias a las primeras decisiones del Presidente Encargado Juan Guaidó, la ayuda le llegue a quienes la necesitan.

La comunidad democrática internacional tiene el deber moral y político de movilizarse diplomática y políticamente, sin vacilaciones ni dilaciones, en apoyo a los esfuerzos de un pueblo que reclama libertad y prosperidad.
Alguna vez dijo el Presidente Iván Duque que lo que destruye a Venezuela nos destruye, y lo que construye a Venezuela nos construye.

Lo que Colombia viene a pedir, entonces, en ésta sesión histórica del Consejo de Seguridad de la ONU, con inmenso respeto, pero con afán, a la comunidad internacional, es el respaldo al proceso de fin de la usurpación, transición y convocatoria de elecciones libres, transparentes y rodeadas de todas las garantías, liderado por el Presidente Encargado Juan Guaidó.

Colombia viene a pedir que se respalde el rechazo a falsos diálogos que se han utilizado para frenar procesos, ganar tiempo y prolongar el sufrimiento del pueblo venezolano.

Colombia viene a pedir el apoyo a la entrada de ayuda humanitaria a Venezuela.

Colombia viene a pedir que la comunidad internacional exija respeto a la vida e integridad de Juan Guaidó, los miembros de la asamblea nacional, los luchadores a favor de la democracia y todos los venezolanos que dedican sus esfuerzos a construir un futuro mejor.

Colombia viene a pedir que más miembros de la comunidad internacional se unan a la denuncia presentada por varios países a la corte penal internacional para que se investiguen los graves hechos acontecidos en Venezuela.

Colombia viene a pedir el apoyo a las medidas para la protección de los activos confiscados a la dictadura y la corrupción.

Colombia viene a pedir el apoyo político desde los distintos rincones del mundo a las movilizaciones que le han devuelto ilusión a un pueblo que ve brillar luces de esperanza.

Colombia viene a pedir el apoyo a la decisión de avanzar hacia un certamen electoral transparente y seguro en el que los hermanos venezolanos digan cuál es el gobierno que desean tener.

Muchas gracias.

 

Boton aumentar tamaño de letra Boton disminuir tamaño de letra Boton Contraste