Cancilleria

InicioHome_Mobile

Intervención de la Canciller de Colombia, María Ángela Holguín Cuéllar, en la 43ª Asamblea General de la Organización de Estados Americanos, OEA

Jue, 06/06/2013

Antigua, Guatemala (jun. 6/13). Señor Canciller de Guatemala, Fernando Carrera,  Señor  Secretario General de la Organización de Estados Americanos,  José Miguel Insulza, Señores y Señoras Cancilleres, Señores  y señoras  Delegados:

Quisiera agradecer al Gobierno de Guatemala, por la impecable organización de esta Asamblea General y por la generosidad con la cual nos han acogido en esta maravillosa ciudad de La Antigua Guatemala y al Canciller por su dedicación para lograr el éxito de esta Asamblea.

Quiero celebrar,  además,  la  iniciativa del Gobierno anfitrión, al proponernos concentrar nuestras deliberaciones en un asunto que reviste enorme importancia para las Américas: El Problema de las Drogas, que por sus múltiples manifestaciones, conforma un asunto  muy complejo el cual,  por ende, no admite soluciones simplistas.

 

Experiencia de Colombia

Colombia como todos saben ha sido un país especialmente afectado por el problema mundial de las drogas. Las capacidades adquiridas para luchar contra este flagelo han sido obtenidas de una dura y compleja experiencia. Es difícil dimensionar este problema, cuando solo se examinan situaciones aisladas o cuando pensamos que no seremos afectados, o que solo nos afecta una parte de la cadena de este delito.

El sufrimiento humano que genera, la violencia que impone, la amenaza a las instituciones democráticas que representa, son motivo de alerta para todos nosotros. En Colombia aprendimos de la manera más difícil, enfrentándonos a carteles que en un principio no teníamos como dimensionar. Por eso, ahora, continuando esta lucha y mejorando todos los días, nos hemos propuesto a compartir nuestra experiencia, a alertar a los demás países, incluso a aquellos que consideran que este flagelo no los tocará.

Es importante no equivocarse al enfrentar el tema, porque no es un problema de países productores, o de los consumidores, o de los que les ha tocado vivir el tránsito o de los países que están siendo utilizados para el lavado. El problema es de todos y debemos atacarlo todos. Esto creo que es lo más relevante de este debate y del tratamiento futuro que le demos al tema.

En Colombia en la última década hemos logrado reducir el número de hectáreas de cultivos de coca a casi la tercera parte de la cifra. En el año 2000 teníamos más de 163.000 hectáreas y en el 2012 alrededor de 63.000

Al mismo tiempo, con el incremento en la capacidad para detectar e incautar cargamentos de droga, en la última década se han duplicado las incautaciones de cocaína y alcaloides de la coca. De 87 mil kilos de cocaína incautados en el año 2000, pasamos a 164 mil kilos en 2010.

Estos logros contundentes conllevan un costo económico. En los últimos años el gasto en Colombia en materia antidroga pasó de 400 a 1.000 millones de dólares anuales. Mucho mejor sería haber podido destinar estos recursos para la inversión social.

Lamentamos profundamente el costo en vidas humanas. Sólo entre el 2005 y el 2011 han muerto 185 miembros de la fuerza pública y han sido heridos 623, víctimas de las minas antipersona y de los hostigamientos de narcotraficantes para evitar la erradicación de los cultivos ilícitos.

Por otra parte, hemos  implementado una estrategia enfocada a la consolidación territorial, buscando reducir la vulnerabilidad de los territorios. La Política de Consolidación Territorial focaliza recursos locales, nacionales e internacionales en diferentes regiones, afectadas por cultivos ilícitos, buscando que las zonas sujetas a la intervención de la política alcancen las condiciones mínimas para controlar institucionalmente el territorio, mejorar la participación ciudadana y propiciar su integración a la vida y economía nacional. Entre el 2010 y 2011, las inversiones en consolidación territorial alcanzaron la suma de 242 millones de dólares. 

 

Cooperación internacional

Puesto que estamos convencidos que el problema es de todos, hemos compartido nuestra experiencia y contribuido en la construcción de capacidades en otros países, en especial en Centroamérica.

Durante el año 2013, se ha transferido conocimientos a 1214 oficiales de 10 países de la región.  A través de cursos internacionales en Colombia se capacitaron 2559 oficiales extranjeros de 20 países. Seguiremos trabajando en acuerdos de cooperación con todos aquellos países u organismos multilaterales que nos lo soliciten.

Desafortunadamente le tocó a Colombia hace ya décadas enfrentar este flagelo, sin experiencia ni conocimiento. Por eso hoy mi país quiere enfatizar que los problemas que se derivan de la droga deben enfrentarse de manera conjunta, con una visión integral y con la urgencia que esto requiere. Por eso el énfasis que ha hecho el Presidente Santos de revisar las herramientas con las que estamos enfrentando este delito.

 

Significado de los informes

Nos encontramos hoy ante un momento crucial de la lucha para liberar a nuestras sociedades de los daños que causa el consumo de drogas y de la violencia criminal que, por cuenta de las ingentes ganancias que deja el negocio de las drogas a la delincuencia trasnacional, nos azota sin miramientos.

El compromiso del Presidente Santos es claro, se necesita un debate abierto para ponernos de acuerdo sobre las estrategias y caminos a seguir conjuntamente.

Este  momento, se gestó a nivel hemisférico, a partir del mandato  que  los Jefes de Estado,- reunidos en la Cumbre de las Américas de Cartagena, en abril del año pasado-, le dieron al Secretario General de la OEA, para adelantar una revisión de las políticas de drogas y explorar nuevos enfoques, con miras a lograr mayor eficiencia en la lucha.

En este punto quiero manifestar nuestro reconocimiento al Secretario General de la OEA, Señor José Miguel Insulza,  porque el mandato fue cumplido a cabalidad. Gracias a su compromiso y el de su equipo, tenemos ante nosotros una valiosa herramienta para sustentar el debate.

Como bien sabemos, el Estudio Hemisférico está conformado por dos informes complementarios: El Analítico y el de Escenarios. Ambos componentes demuestran que, aunque se han logrado algunos éxitos al enfrentar el problema de las drogas con el enfoque vigente en el hemisferio, sí podemos y debemos hacerlo mejor.

Del Informe Analítico, es destacable la  profundidad de los seis estudios temáticos, que abordan aspectos sensibles del problema. Constituye, sin duda, una excelente base para la discusión y para alimentar los escenarios e, incluso, para idear otros escenarios factibles.

El informe evidencia la violencia generada por el narcotráfico, problema fundamental que nos afecta a todos en mayor o menor grado.

Varios de los países de la región tenemos índices de violencia que sin el flagelo de la droga serían impensables. Debemos seguir avanzando con decisión en el fortalecimiento de nuestras instituciones y de nuestra cooperación en materia de seguridad para hacerle frente a este fenómeno.

El informe destaca que el consumo de drogas es un asunto de Salud Pública. Ello implica considerar al adicto como un enfermo crónico y no como un delincuente y, en consecuencia, invertir más en políticas de salud para prevención y atención. No sigamos encarcelando a los enfermos.

Otro punto destacable es el que se refiere a la evidencia de las muy diversas manifestaciones del problema de las drogas en los países y, por ende, la necesidad de mayor flexibilidad en las políticas, lo cual podría conducir a la actualización de las legislaciones internas y de las  Convenciones Internacionales.

Está claro el desacuerdo sobre este punto entre los países de la región y también de otras latitudes. Sin embargo, nuestra reflexión podrá incluir estos temas, más complejos y donde hay más diferencias de posiciones, pues ese es el objetivo de este debate abierto y sin agendas preconcebidas ni condicionamientos. Tenemos que ser ambiciosos en la discusión.

 

Pasos a seguir

Ahora es cuando mostraremos realmente nuestro compromiso en esta lucha: En lo que haremos hacia adelante y en el convencimiento con que lo hagamos.

La reflexión a nivel nacional es fundamental, asi como la identificación de la problemática específica que tiene cada país dentro de la cadena del delito transnacional de las drogas ilícitas. En el caso particular nuestro, hemos creado una  Comisión Asesora que analiza las facetas del problema y, como primer resultado, ha producido lineamientos para enfrentar el consumo como un problema de salud pública.

Además, debemos continuar la reflexión regional y global. En esa dirección, celebramos la iniciativa del Gobierno de Guatemala para realizar una Asamblea General Extraordinaria, en abril del 2014 en la cual, podamos dedicarnos a tomar decisiones de política hemisférica. Ahora bien, para arribar a los mejores resultados en una Asamblea Extraordinaria de la OEA, se hace necesario un proceso preparatorio serio y profundo en cada país, que conlleve a los necesarios consensos nacionales;  por otra parte, se requiere también el  concurso de la Secretaría General, a fin de garantizar solventes soportes técnicos y metodológicos.

La deliberación y los acuerdos en la OEA, resultan vitales para  nutrir el debate global. Como es bien sabido, está previsto, en el seno de las Naciones Unidas, la celebración de una Sesión Especial, dedicada al tema, a comienzos del año 2016.

Estamos frente a una responsabilidad histórica ante la cual debemos sentirnos obligados a responder con la valentía, responsabilidad y la grandeza que nuestros pueblos merecen.

Señor Presidente: para terminar, quisiera referirme a una propuesta sobre el relacionamiento de la AMERIPOL con la OEA.

En el año 2007, fue creada la Comunidad de Policías de América –Ameripol- que agrupa a 30 instituciones de policía de carácter nacional, pertenecientes a 27 Estados, con el fin de fortalecer la cooperación en materia de asistencia técnico-científica, capacitación e intercambio de información para la prevención y lucha contra la delincuencia organizada transnacional en nuestra región.

A través del Acuerdo Marco de Cooperación entre Ameripol y la OEA, se han promovido y coordinado importantes iniciativas orientadas al desarrollo y fortalecimiento de las capacidades institucionales de  nuestros países en esta materia.

Creo reflejar el interés de todos y cada uno de nuestros gobiernos, en el sentido de aunar esfuerzos para hacer frente común al crimen organizado.

Como resultado del proceso de globalización y de los adelantos tecnológicos, estamos viendo también cambios significativos en la naturaleza y alcance de la delincuencia organizada transnacional.

Para profundizar y ampliar las capacidades de apoyo técnico a los Estados que así lo requieran, así como promover la excelencia en materia de gestión de la seguridad pública, prevención del delito y la gestión policial, me permito proponer a esta Asamblea que solicite al Consejo Permanente, por intermedio de la Comisión de Seguridad Hemisférica, estudiar la pertinencia de establecer una modalidad de institucionalización entre AMERIPOL y la OEA.

Muchas gracias.”

 

 

Noticias relacionadas:

Declaración de Antigua, Guatemala: “Por una política integral frente al problema mundial de las drogas en las Américas”

Canciller María Ángela Holguín se reunió en Guatemala con su homólogo de Guyana, Carolyn Rodriguez Birkett

Foto oficial de la 43 Asamblea de la Organización de Estados Americanos (OEA)

Canciller María Ángela Holguín se reunió con el Secretario de Estado de los Estados Unidos, John Kerry

Ministros de Relaciones Exteriores de los países de la Alianza del Pacífico se reunieron en Guatemala con la Canciller de Honduras, País Observador de este mecanismo de integración

Canciller María Ángela Holguín participa en el Cuadragésimo Tercer Período Ordinario de Sesiones de la Asamblea General de la Organización de los Estados Americanos (OEA)

En imágenes: Participación de la Canciller María Ángela Holguín en la 43 Asamblea General de la OEA

 
Boton aumentar tamaño de letra Boton disminuir tamaño de letra Boton Contraste