Cancilleria

InicioHome_Mobile

Familias

Colombia está comprometida a brindar condiciones para que las familias desarrollen capacidades y recursos afectivos, sociales, económicos y culturales, y sean actores fundamentales del desarrollo económico y social del país.

En Colombia la familia es entendida como “una estructura social que se constituye a partir de un proceso que genera vínculos de consanguinidad o afinidad entre sus miembros. Por lo tanto, si bien la familia puede surgir como un fenómeno natural producto de la decisión libre de dos personas, lo cierto es que son las manifestaciones de solidaridad, fraternidad, apoyo, cariño y amor, lo que la estructuran y le brindan cohesión a la institución”.

En respuesta a las necesidades nacionales y teniendo como referencia diferentes iniciativas internacionales, en Colombia se firmó la Ley 1361 de 2009, la cual tiene como propósito “fortalecer y garantizar el desarrollo integral de la familia, como núcleo fundamental de la sociedad. Así mismo, establecer las disposiciones necesarias para la elaboración de una política pública para la familia”. Para cumplir este mandato, se formuló la Política Pública Nacional de Apoyo y Fortalecimiento a las Familias, mediante la cual se busca modificar el paradigma de familia patriarcal, caracterizado por relaciones verticales, para pasar a una propuesta de construcción de relaciones democráticas, tanto al interior de la familia como en su relaciones externas.

Esta política se caracteriza por su pluralismo y enfoque diferencial, pues incluye: género, relaciones intergeneracionales, territorio, pertenencia étnica, discapacidad, víctimas del conflicto armado y otros grupos con necesidades de protección especial por parte del Estado. Su objetivo central se orienta a proporcionar las condiciones para que las familias se constituyan en agentes de transformación y desarrollo social, y potenciar sus fortalezas, de manera que se auto-reconozcan como sujetos colectivos de derechos. La política busca además fortalecer las capacidades y habilidades en el manejo adecuado de conflictos, la comunicación intrafamiliar asertiva, e impulsar la construcción de proyectos de vida familiar en espacios de convivencia democrática, entre otros.

La misma Ley 1361 creó el Observatorio Nacional de Familia para la recopilación, consolidación, sistematización, actualización, generación y difusión de información cuantitativa y cualitativa de las familias. Se constituye en una herramienta que aporta conocimiento y elementos para el seguimiento, el diseño y reformulación de las políticas públicas y los programas sociales dirigidos a las familias y sus integrantes.

En seguimiento a la resolución 47/237 de la Organización de las Naciones Unidas, en la cual se establece que, a partir de 1994, el 15 de mayo de cada año se celebrará el día Internacional de la Familia, el Ministerio de Relaciones Exteriores y las otras entidades gubernamentales que conforman la Mesa Técnica Nacional de Familia celebraron el pasado 15 de mayo de 2015 el Día Internacional de la Familia, con diferentes actividades orientadas a promover el desarrollo y fortalecimiento de las capacidades de las familias y el ejercicio de las relaciones democráticas en su interior.

Actualmente, la Mesa Técnica Nacional de Familia prepara las condiciones para el lanzamiento oficial de la Política Pública Nacional de Apoyo y Fortalecimiento a las Familias y la socialización de la misma en los territorios, a través de talleres regionales. Ésta y otras actividades, como la celebración del Día Internacional de la Familia, el 15 de mayo de 2016, hacen parte del Plan de Acción 2016. 

Recientemente, la Secretaría General de la Organización de Naciones Unidas presentó un informe sobre la Aplicación de los objetivos del Año Internacional de la Familia, en el cual se subraya que, en los últimos decenios, las familias han experimentado cambios drásticos en respuesta al desarrollo económico y social y a la evolución de los valores, las normas y los estereotipos de género. En ese marco, hace referencia al reconocimiento, por parte de 22 países, de los matrimonios entre personas del mismo sexo, y el reconocimiento aún más amplio de sus uniones civiles.

El documento también resalta la persistencia de las estructuras familiares patriarcales, en especial, en algunas regiones del mundo; la violencia familiar y la discriminación contra la mujer, como factores que obstaculizan la necesidad de reivindicar sus derechos como una parte integrante de la Agenda 2030 para el Desarrollo Sostenible.

Entre las medidas y políticas necesarias para la consecución de los Objetivos de Desarrollo Sostenible planteados en esta Agenda, el informe destaca las dirigidas a las familias con hijos y destinadas a eliminar la transmisión intergeneracional de la pobreza; aquellas que favorecen la conciliación de la vida laboral y familiar, por su repercusión en la salud y el bienestar de los niños (por ejemplo, mediante la licencia de maternidad remunerada que permite que las madres lacten); el reconocimiento de los cuidados y el trabajo doméstico no remunerados; una mayor participación de los hombres en las tareas familiares; la eliminación de la violencia contra la mujer y su acceso a la justicia.

 

Boton aumentar tamaño de letra Boton disminuir tamaño de letra Boton Contraste